.Novela homoerótica para mayores de edad.
 

 

Capítulo 16
A Fish Out of Water

Kenzo salió de la ducha con la toalla alrededor de las caderas, revolviendo un poco el cabello que goteaba agua por su espalda. Tiró de la toalla de las manos y se secó la cara mientras entraba en el dormitorio. La luz ya estaba apagada y Hideyoshi probablemente dormía. Si lo hacía o no, le traía sin cuidado a la hora de andar de ese modo mientras buscaba un pantalón de pijama. – ¿Duermes?

– Aún no... – murmuró el chico, observándolo desde la cama y sonriendo. – ¿Intentas seducirme?

–Yo nunca intento las cosas, las hago o no las hago– sentenció serio, poniéndose los pantalones y girándose a mirarlo. –… así que… ¿lo he hecho?– sonrió de medio lado.

– Un poco, aunque no debería contestar a eso... – se rió, pasándose la mano por el cabello, alborotándoselo un poco. – Me cuesta estar tan arreglado, ¿sabes?

– ¿En serio? Te sienta bien… Hay una noche a la semana en la que nos vestimos con nuestra propia ropa, entonces podrás usar lo que quieras… y en tu día libre… – se sentó en la cama, abriéndola para acostarse. Estaba molido. – ¿Qué tal tu noche con Hayabusa-san?
– Fue interesante, es un profesional. Da la impresión de ser perfecto, ¿no? – se rió, pensando que él no creía poder llegar a ese nivel, pero le daba igual.

–Sí, la da… pero es sólo la impresión, después caga mierda como todos…– frunció el ceño, su pecho botando un poco después porque le había hecho gracia su propia bastada. – ¿Ya empiezas a trabajar mañana entonces?

–Sí, ha conseguido que sus clientes me traigan alguno... – lo miró curioso, comentando luego. – No lo comparaba contigo, si eso te preguntas. Pero seguro que no.

–No estaba pensando en eso… – mintió, soplándose el cabello para apartárselo de la cara y mirándolo de soslayo. – ¿Ya te has tomado las fotos entonces o debes hacerlo mañana antes de ir?

–Mañana... estoy un poco nervioso, es tonto ¿no? No me interesa ser el mejor. Y a la vez... no quiero quedarme sin empleo. – le confesó, recostándose del todo de nuevo.

–No es tonto… es natural, te acompañaré. Supongo que Tatsuya-san ya te ha recomendado al mismo fotógrafo de siempre…después tendrás que cubrir un formulario sobre las boberías que te interesan para que te elijan o no… y listo…– se tocó el cabello pensando que no le gustaba acostarse con él mojado y lo escurrió un poco con la mano, echándole el agua en la cara a Hideyoshi después.
– ¡Ah! ¡Kenzo! – se quejó, sentándose de golpe, y riendo un poco. – Eres un maldito... no necesitaba una ducha fría tampoco...
El pelirrojo se rió, observándolo y tocándole el brazo con la mano mojada para molestar más. –Era por si te había puesto muy caliente mi performance de antes…

– No era para tanto, no me iba a masturbar mientras dormías... – le dio con una almohada, riendo aún. Hacía tiempo que no reía así, era lo cierto.

–Por lo menos hazlo mientras estoy despierto. Hace tiempo que no veo una porno…– se rió cubriéndose con el brazo y pegándole un almohadazo de vuelta. – ¿Estás buscando pelea?

– Y ¿qué si lo hago? Puedes alquilar porno estos días, ¿sabes? O pagar por el canal de porno... me harías un favor a mí también... – se rió, empujándolo un poco con la almohada de por medio.

–No me hace falta si ya te tengo a ti– se giró, tumbándolo bajo él y riéndose, aplastándole la almohada en la cara. –Que no puedes conmigo… eso pasa…

– ¡Mhmpf! –protestó porque lo aplastara así, luchando y consiguiendo quitarse la almohada del rostro. – Algún día podré, me haré fuerte y derrotaré a mi Sensei... – bromeó, jadeando un poco por el juego. – Baka, no me ahogues...

–No iba a matarte aún… mi pequeño padawan…– se rió, observándolo y sonriendo después, inclinándose un poco sobre él. –Ahora… es cuando te beso… – lo besó antes de que pudiera protestar tan siquiera, entrando en su boca profundamente y acariciándole el cabello con el brazo que se apoyaba en el colchón, el rubio enrojeciendo, apenas protestando, y cerrando los ojos.
No tenía idea de lo que estaba haciendo, pero era agradable.

–Te dije que podía besarte…– lo miró a los ojos serio, acariciándole el cabello aún. – ¿Estás enamorado de mí?
– No lo sé.... – sonrió, confundido, suspirando. – Pero ganaste la apuesta... ¿Por qué siempre tienes que hacer esas preguntas?
–Porque no quiero jugar a algo tan peligroso si estás enamorado de mí… – siguió mirándolo a los ojos, él también sentía algo… pero tampoco sabía el qué. –No contigo…

– ¿No conmigo? ¿Estás tú enamorado de mí? – le preguntó, sin apartar la mirada. – Responde tú por una vez.

Kenzo sonrió sin apartar la mirada tampoco. –No lo sé… – lo imitó, sincero.

– Parece que tenemos un problema... – suspiró, mirándolo y tocándole una mejilla. – Me gustas, eso te lo puedo decir, y me atraes... pero nunca he estado enamorado.

–Yo tampoco… ¿crees que esto es un problema?– giró un poco la cara y le lamió el borde de la mano. –Follar o dormir… es todo el problema que tenemos aquí…

– Pero el sexo puede complicar las cosas. Si uno de los dos está enamorado... podría hacernos daño, ¿no lo crees? – sonrió, sintiendo su lengua, el calor recorriendo su cuerpo, sin que pudiera hacer nada por evitarlo.

–Sí… lo creo… pero también creo que si no lo estamos, vamos a pasárnoslo muy bien y nos quedará más claro…– le pasó una mano por entre las piernas, sujetando su sexo y notando lo caliente que estaba. –Dime que no… si puedes…

– No seas host conmigo... – le sujetó la mano, aunque sin apartarla, mirándolo claramente deseoso. – Si me enamoro de ti... no quiero que sea por soledad...

Kenzo sonrió levemente y respiró con fuerza, apartando la mano suavemente de debajo de la suya. –Has perdido la oportunidad…– se acostó a su lado, colocando la almohada de nuevo.

– No sabía que era oferta limitada. – suspiró, incómodo, acostándose también. – ¿Estás enfadado?

– No, pero no quiero seguir presionándote… Si estuviera enfadado lo habrías notado…– se giró a mirarlo y le apretó las mejillas para que le quedasen los labios como si fuera un pececito. –Tenías razón, eres un puritano… o un pez…

– O me importas... – murmuró con los labios así, apartando su mano después.

–… sólo intentaba que desapareciese la tensión…– le sujetó la mano y lo giró hacia él. –Sí, estaba un poco molesto, pero sólo por orgullo, no me gusta que me rechacen… eso es todo, no quiero presionarte… – frunció el ceño molesto por tener que ser sincero.

– Ya, sé que reacciono mal... –lo miró suspirando. – No te rechazo, pero me gusta esto... Me da miedo perderlo. – confesó, mirándolo a los ojos.

–A mí también… ya lo sé… tal vez sea mejor seguir de este modo… así no se acabará nunca… – le apoyó la mano en la mejilla, acariciándosela con el pulgar. –Me gusta cómo reaccionas…

– Baka... – le sujetó la mano, sonriendo un poco. – No soy tan sabio... también tengo miedo de dejar pasar algo importante.
–Déjalo pasar… si era importante… volverá… ¿no?

– Eso espero... – le apretó la mano, no muy seguro, pero era lo mejor por el momento. No quería apresurarse y cometer un error, sólo por miedo. – Y aún si sucede... pienso pagarte lo que te debo.

–Vale…– sonrió levemente y apartó su mano de la del chico para sujetarlo por la cintura y acercarlo a él. –Será mejor que durmamos de una vez o esas fotos parecerán de un zombi…

– A lo mejor y tengo un extraño atractivo así... – se rió también, cerrando los ojos.

–Prefiero el modo vivo…– se rió con suavidad, sintiéndose extraño por dormir de ese modo y besándole la frente antes de girarse de espaldas. –Buenas noches…

– Buenas noches... – susurró el rubio, seguro de que sólo dormiría por el cansancio que tenía su cuerpo, pero no creía poder descansar del todo.

 

 


Continua leyendo!

 
 

Tambien puedes dejar tus comentarios y opiniones en la sección de este fic en el foro, solo tienes que presionar en Hansa.

yaoi shop, yaoi t-shirts, uke t-shirts, wings on  the back