.Novela homoerótica para mayores de edad.
 

Capítulo 18
Photograph

– Este es el lugar... Bueno, ya tú lo sabías. – le sonrió Hideyoshi a Kenzo, pensando que no se tomaba una foto en años. A lo mejor ya ni se reflejaba. Se rió por las tonterías que estaba pensando.

– ¿Qué pasa? ¿Estás nervioso?– el pelirrojo le ajustó la corbata mientras el fotógrafo salía de detrás de la puerta del estudio de revelado.

– Ah… son los chicos que envía Tatsuya ¿no?– preguntó ya que estaba acostumbrado a tratar con ellos.

– Sí…
– Bueno, pasad…– los dirigió con una mano hacia el otro cuarto. – Que se siente el que se vaya a tomar la foto…– dijo señalando una especie de barra de bar de atrezo con un fondo que aparentaba ser el Olimpo atrás.

Kenzo lo sujetó del brazo antes de que fuera hacía allí y le colocó el cabello, abriéndole un poco más la corbata y los botones de la camisa. – Listo…haz que me sienta orgulloso… padawan…

– No lo defraudaré, maestro... – se rió, dándole un ligero beso en los labios, por molestar. – ¿Ves? Yo también puedo besarte. – bromeó, alejándose para sentarse en aquel lugar. Era algo graciosa toda esa escenografía.

El pelirrojo sonrió, guardándose las manos en los bolsillos y observándolo desde detrás del fotógrafo, mirándolo mientras le tiraba las fotos. – ¡Pon más espíritu!– le gritó de pronto, jugando con él y haciendo reír al anciano que meneó la cabeza.

–A ver, ponte espiritualmente de pie… Apóyate en la barra o algo así… que se te vea natural…

– Mi espíritu está cansado... – se quejó el chico, bromeando, y apoyándose en la barra, sonriendo. No le costaba mucho, después de todo, no estaba de mal humor.

–Vale… con eso ya tenemos ¿no?– habló el hombre que parecía mantener una conversación consigo mismo. –Pues ya está… el club las paga, luego irá un chico a llevarlas cuando estén encuadernadas, tienes que cubrir tu perfil… espera que te lo traigo… Puedes sentarte en esa banqueta… y toma este boli…

Kenzo se acercó a él sentándose en la banqueta de al lado. –“Parece una tortuguita vieja…”

– “Malo...” – se rió el chico, sentándose. – No tengo idea de qué poner en ese perfil, ¿sabes?

–Pone preguntitas… las respondes veamos… te haré la entrevista esta… Cabello, rubio, ojos, violeta… ¿aficiones?

– No lo sé... supongo que me gusta ver películas... con finales felices – añadió enseguida, sonriendo. – Dar paseos, comer helado, aunque no demasiado... ¿eso cuenta como una afición? – se rió, pasándose la mano por el cabello. – Tener conversaciones interesantes.

–Sí, cuenta– susurró mientras escribía lo que el chico iba diciendo. – ¿Tienes estudios o algo así? En qué has trabajado antes… esto…– lo miró a los ojos y sonrió. –Es básicamente el modo de que te escoja una persona con gustos similares a los tuyos y de ese modo… las conversaciones suelen ser mas exitosas. De cualquier modo, después sólo te van a escoger por la foto…

– Qué superficiales, me sentiré ofendido... – bromeó, apoyándose en una mano. – He trabajado de mesero, lavando trastos, entregando volantes... nada maravilloso. Y no terminé la escuela, aunque he intentado educarme por mi propia cuenta. Tampoco me faltaba tanto tiempo... Pero tengo una bonita sonrisa, así que nada de eso importa, ¿no es así?

–Ciertamente…– el pelirrojo se rió. –Así que has trabajado de camarero en un restaurante de lujo y… de relaciones públicas… ah… no sabía que eras tan interesante…– susurró escribiendo aquellas cosas en su ficha y riéndose. –No vamos a decir tu edad… y… te gustan… pongamos… los hombres interesantes…– se rió y se la devolvió cubierta. –La mayoría de los que van son hombres y desgraciadamente la mayoría se creen que lo que dicen es interesante.

– ¿Por qué eres tan cínico, Kenzo? – se rió, observándolo. – Ya parece que seas mi manager. He tenido suerte...

–Porque el mundo me ha hecho así…– “bromeó” utilizando dramatismo exagerado. Se inclinó adelante y se levantó de la banqueta. –La ficha… Ya nos vamos…

–Muchas gracias… hasta luego.

–Adiós… vamos, pececito…

– ¿Por qué me sigues llamando así? – sonrió, meneando la cabeza, y despidiéndose del fotógrafo. – Muchas gracias...

–Porque me hace gracia esa cara que tenías…– le sujetó los mofletes otra vez, mirándolo y soltándolo de nuevo. –Debiste tomarte una foto así…

– Eso sólo te hubiera atraído a ti y no sería bueno que un host se gastase su sueldo en otro host... Seré un pez exótico... – se rió, mucho más relajado luego de tomarse la foto.

–A mí me daban ganas de morderte los labios así… ¿Por qué no? Podemos preguntarle a alguien a ver qué le parece…– sonrió de medio lado planteándose en parar a una persona cualquiera sólo para hacer pasar vergüenza al rubio. –Tengo ganas de ver cómo te va hoy con tus propios clientes, a ver si te logras alguno fijo.

– Eso espero, aunque me da algo de nervio... No lo había visto por lo que es hasta anoche, realmente... No sé si pueda mantener el interés de alguien. – meditó, un poco más serio.

–Bueno… tranquilízate, si ves que en algún momento te sientes agobiado, puedes pedirle que baile contigo… sugerirle que os acompañe otro host… o simplemente parar a uno de los que estén comenzando como tú y pedirle que nos avise a los habituales… Y si no, siempre puedes meterle mano ligeramente y ya no le importará haberse aburrido…– se rió y lo sujetó por la cintura. –Lo harás bien.

Hideyoshi se rió, negando con la cabeza. – Me estás sugiriendo que el meter mano es más importante que cualquier otra cosa... – bromeó, siguiendo con el tema de lo superficial. En realidad, no creía que fuera a ser tan terrible como eso. – Gracias, Kenzo.

–No tienes por qué darme las gracias– lo miró y se encogió de hombros. –Hoy libra Kai… es una lástima, él siempre nos socorre cuando no sabemos qué hacer…

– Es el rubio gracioso, ¿verdad? – sonrió, recordándolo. – Sí... me ayudó a conseguir un cliente ayer...

–Sí, es ese… el rubio loco…– se rió pensando en él. Lo cierto es que era una de las pocas personas que consideraba un amigo. – Era gigoló… siempre cuenta historias de eso… y de cuando el jefe era un camarero… creo que le gusta… Para mí es bastante obvio…

– ¿El jefe? – se rió, pensando en la cara de seriedad del chico, aún cuando sonreía. – ¿Por qué no lo invita a salir? Parece que tienen historia...

–Tal vez por eso… no lo sé… nunca me quiere decir nada personal de eso ni de Tatsuya, siempre me manda a preguntárselo a él si quiero saberlo… No lo sé… Tal vez no quieren perder su amistad… o el jefe tiene pareja… Realmente no sé nada de su vida personal…

– Sí, a lo mejor es algo así... A lo mejor es aún más difícil cuando conoces bien al otro, ¿no crees? – lo miró, pensativo. No había tenido muchas relaciones profundas ni duraderas en su vida, no tenía idea. – ¿Alguna vez has pensado en salir con un cliente? Quiero decir, salir en serio, no como una extensión de tu trabajo.

–No – sentenció, mirándolo después de soslayo. –Nunca he pensado en salir con nadie y nunca lo he hecho… Creo que… las relaciones sentimentales… siempre acaban mal… Por una cosa o por otra, siempre uno se entrega más…

– Tu respuesta es un poco... – sonrió, aún mirándolo. – ¿Crees eso de los clientes o de las relaciones sentimentales en general?

–Lo creo de las relaciones en general…

– Entonces, creo que seguiremos siendo amigos, ¿no? – suspiró, sin malas intenciones, sólo siguiendo su proceso mental. –A menos, claro está, que lo que quieras sea sacarme de tu piso sin problemas... – bromeó, tocándole el codo, para que dejase de estar tan serio.

El pelirrojo lo miró y le pasó el brazo por los hombros. – ¿Todavía pensando en eso desde ayer por la noche? Y antes me besaste… Creo que ya estás cayendo en mis redes… así que no me vengas con eso de “entonces seguiremos siendo amigos”… – sonrió levemente porque sabía que era lo que estaba buscando el rubio. –No sé qué pasará… tal vez alguien me haga cambiar de opinión algún día.

– Oh, esperanzas... Y yo que creía que ya eras un cínico consumado – se rió, observándolo. – Sabía que era un acto desde el principio...

–Ajá… sí, eso era… La verdad es que no, pero no quería verme estúpido si después termino jurándote amor eterno abrazadito a tu cintura…– alzó una ceja, dudándolo mucho, pero jugando un poco. –Vamos– le dio una nalgada para que entrase en el local.

– Si lo haces... – se rió, sin terminar la frase, entrando de una vez, y sorprendiéndose al no ver al moreno tras la barra como siempre. – Y ¿Tatsuya-san?

– Se ha tomado el día libre, increíble pero cierto... – le contestó el chico que se estaba encargando en esos momentos.

Hayabusa se disculpó con el chico con el cual que estaba hablando y se acercó al rubio, saludando primero y apoyándose en la barra a su lado para hablar con él. –Quería proponerte algo…

Kenzo se separó sutilmente, aunque no como para no escuchar la conversación, colocándose bien el cabello frente a un espejo y abriéndose más la camisa.

– Hum... eso suena o sucio o muy digno, depende de cómo se lo vea. – bromeó el chico, dejándose llevar por su buen humor. – ¿Qué deseas proponerme?

El moreno se rió sinceramente. –No es nada sucio, lo siento… – bromeó, jugando también. –En realidad tengo que ir como host a una boda con una ex clienta… y me dijo que si podía llevar a un acompañante para su amiga… Sé que eres homosexual… pero sólo se trata de hacerles compañía durante la ceremonia… nada más…

Hideyoshi negó con la cabeza, sonriendo. – No me molesta hacerle compañía a una mujer, siempre y cuando no me pida nada más. Soy homosexual, no heterofóbico. – se rió, mirándolo a los ojos. – ¿Seguro que quieres invitarme a mí? No tengo mucha experiencia, ni siquiera he tenido un cliente propio.

–No, pero… el verdadero motivo es que después se irán a hablar con sus conocidos y quería conocerte mejor…– sonrió ampliamente esperando a ver qué le decía.

– ¿Conocerme... mejor? – enrojeció ligeramente, sin dejar de sonreír. – Así que es una cita... ¿O sólo sientes curiosidad?

–También siento curiosidad por el portero de mi casa y su extraña manía de dejarme la alfombra levantada, pero no lo invito a pasar la noche conmigo… – sonrió levemente y se guardó las manos en los bolsillos. – ¿Vas a aceptar?... – le sujetó la corbata con la mano, colocándole bien el nudo.

– Sí, parece que sí voy a aceptar, pero ahora tengo curiosidad por el portero de tu casa... – se rió, porque en serio no comprendía eso de la alfombra. Se bajó un poco el nudo de la corbata, ya que le incomodaba, sonriéndole sinceramente. No veía por qué decirle que no, necesitaba un cambio de ambiente, y además, le parecía simpático. – Acepto...

–Está bien…– sonrió, observando cómo se bajaba el nudo de la corbata. –Mañana por la noche… le pediré a Tatsuya-san que nos disculpe un poco antes… comienza a las diez… y tienes que llevar traje, si no tienes, te dejaré uno. Son mujeres de clase, será una buena oportunidad para ti de conocer gente.

– Bueno... creo que tengo algo. – sonrió, mirando de soslayo a Kenzo, y recordando la ropa que le había comprado. – Pero tal vez deba llevar algo más formal, no lo sé, nunca he ido a una boda.

–Bueno… entonces olvídate del traje, antes de ir, debo pasar por mi casa a cambiarme, me acompañas y te dejaré uno de los míos allí…de antes…– puntualizó después por no decir “de cuando era joven”.

– Está bien, gracias. ¿Sabes una cosa? – suspiró, pensativo, aún sonriendo. – Hay mucha competencia en este lugar, pero también... pueden ser muy caritativos, es extraño.

Hayabusa se rió con suavidad. –No siento la competencia…

– ¿No? – sonrió, pensando en si hablaba en serio, o si realmente tenía tanta seguridad. De cualquier forma, lo admiraba, aunque demasiada seguridad podía resultar peligrosa.

–No… ¿Por qué? ¿Tú crees que corro peligro?– miró a Kenzo y luego al chico, sonriendo levemente. Comprendía que eran amigos y sabía de lo agresivo que era Kenzo en cuanto al negocio. –La competencia es sana… te ayuda a superarte… Yo sólo compito con otros host clubs… no con los de mi propio club…– se rió con suavidad y miró al chico que entraba.

Entregándoles las fotos del rubio y el perfil. Hayabusa los cogió por Tatsuya ya que no estaba y lo colocó en una carta al final. –Veamos... cómo vas adelantando hojas...

 


Continua leyendo!

 
 

Tambien puedes dejar tus comentarios y opiniones en la sección de este fic en el foro, solo tienes que presionar en Hansa.

yaoi shop, yaoi t-shirts, uke t-shirts, wings on  the back