.Novela homoerótica para mayores de edad.
 

Capítulo 27
Surrounded by Shadows

El chico se apoyó contra la vitrina de la tienda aquella, mirando el cielo, y luego la calle, y luego al otro lado, por si venía desde un camino distinto, aunque no tuviera sentido. Era estúpido, estaba nervioso y no tenía por qué. Kenzo no lo iba a dejar plantado y su padre no iba a regresar en horas... seguro.

–¿Esto?– preguntó un chico girando el papelito para mirarlo.

–Deja de mirarlo y mueve… vamos… dáselo de una vez…– el pelirrojo lo empujó afuera de la calle y el chico se metió la mano en el bolsillo, tocando los billetes que le había dado.

El pelirrojo observó desde la callejuela oscura a Takara que esperaba tan sólo desde hacía unos minutos en el escaparate de aquella tienda de trajes donde se habían encontrado. El joven de la gorra le dio el volante, casualmente, como si llevase repartiéndolos largo rato.

–Toma, tío– le soltó entregándole otro a un chico que pasaba y continuando el camino con las manos en los pantalones flojos.

– ¿Eh? – Takara miró el volante, enrojeciendo inmediatamente, y mirando al chico que se lo acababa de dar, preguntándose si eso es lo que parecía. A lo mejor por estar parado allí, haciendo nada. Se enderezó, carraspeando como si alguien le fuese a decir algo.

Kenzo lo miró, observando su reacción y apoyándose contra la tapa de un contenedor, vigilándolo sin moverse de aquel lugar. Dejaría pasar un rato más…

.......................

Al cabo de 15 minutos el chico seguía allí apoyado. Llamó a su teléfono móvil y esperó un rato para contestar. –Takara…

– ¡Kenzo! Te estoy esperando, ¿sucede algo? – preguntó, preocupado de que le dijese que no iría. Incluso se giró de frente al escaparate para poder hablar en privado.

–Lo siento… he intentado sacarme de encima al cliente pero es imposible… Es demasiado dinero el que me paga y mi jefe no está muy de acuerdo en que lo eche a perder… No podré ir, lo siento… – se rascó la mandíbula mirando a un gato que lo observaba desde el balcón de un cuarto piso, poniendo voz de lamentarlo muchísimo pese a que su expresión dictaba todo lo contrario.

– Pero... te he estado esperando. Creí que querías verme, Kenzo... – protestó el chico aunque más que de enfado, su voz era de tristeza. Miró a un chico que pasaba, girándose de nuevo, como si fuera un espía. – ¿Cuánto tardas? Puedo esperar...

–No lo sé… ¿Qué quieres que haga? Es mi empleo, me pagan por pasar mi tiempo con otros, no es mi día libre… He hecho lo posible por vernos… – suspiró en el teléfono –… espérame en casa, no quiero que te ocurra nada. Si acabo antes de que vuelvan… te llamaré y nos veremos, aunque sea en los pasillos del edificio donde vives.

– ¿Seguro? – insistió, animándose un poco.– Voy a esperarte Kenzo... No... No te olvides de mí... – le pidió, bajando un poco la voz luego. – ¿Sabes dónde vivo?

–Sí… lo vi en la ficha de tu padre…– caminó alejándose más del chico a paso ligero. –No digas bobadas, no voy a olvidarme de ti… ¿quieres seguir hablando hasta que llegues a casa? Así estaré seguro de que llegas bien… y no te ocurre nada…

– Sí... – carraspeó, seguro de que le había salido estúpida la voz. – Eso si... ¿No se va a molestar tu cliente? – preguntó, echando a caminar hacia su casa.

–No… ahora está en el baño, arreglándose…– le explicó mintiendo y mirando la hora en su reloj de muñeca. –Tenía una cosa para ti…
– ¿Qué cosa? No tienes que darme nada... – negó, aunque lo había emocionado porque pensase en él.

–Ya sé que no… lo hago porque quiero… para que pienses en mí…Y no puedes evitar que te lo dé…– se rió, actuando y camuflándose entre los callejones, observándolo pasar a lo lejos –Es una pena que no tengas dinero como otros chicos de los que me visitan, así podríamos vernos a menudo.

– Lo sé... Es muy caro ver a un host – se rió, aunque no le hacía mucha gracia. De todos modos, no consideraba que lo estuviera viendo en calidad de host, por más que tuviera que pagar. Pero ya conocía esa vida, su padre jamás tenía tiempo para nada, siempre estaba cansado cuando llegaba a casa. – ¿No podemos vernos en tu día libre?

–Esta semana no, a lo mejor la siguiente… Ya te dije… esta semana tengo una cita en mi día libre, había quedado hacía días con un chico, no puedo cancelarlo…– se apoyó contra la pared, observando cómo entraba en el edificio y escondiéndose mejor. –Ponte el pijama cuando llegues… que no se vaya a dar cuenta tu padre…

– Pero vendrás, ¿verdad? Por favor... – le pidió, entrando y quedándose en el pasillo un momento, aún sin decirle que había llegado.

–Lo intentaré… ¿ya estás en casa?– preguntó “inocentemente.”

– Sí... – contestó, casi refunfuñando. – Voy a estarte esperando. Que lo sepas.

–Más te vale… y espero que sea un pijama mono…– se rió y le echó un beso por teléfono. –No te duermas…

– No, baka... – se rió a su vez, dudando un poco y enviándole un beso también aunque cualquiera lo diría por el ceño fruncido y lo rojo de su rostro. Apagó el móvil, suspirando y recostándose contra la pared, antes de subir a su piso, pensando. Si tan sólo no tuvieran que verse así.

Kenzo colgó y se guardó el teléfono en el bolsillo, caminando hacia el centro comercial.

 


Continua leyendo!

 
 

Tambien puedes dejar tus comentarios y opiniones en la sección de este fic en el foro, solo tienes que presionar en Hansa.

yaoi shop, yaoi t-shirts, uke t-shirts, wings on  the back