.Novela homoerótica para mayores de edad.
 

Capítulo 79
So Just Give Up

–Kenzo... ¡Kenzo! – Hide salió a la calle, sujetándolo por el brazo para que se detuviera. – Kenzo, ¿qué sucede? ¿A dónde vas?

El pelirrojo lo miró a los ojos, por poco soltándose a lo bruto y sin ser capaz al ver aquellos ojos violeta. – ¿Es que no lo has visto? ¿Por qué me hablas?...

– ¿Cómo que por qué? ¿Qué cosa hiciste, Kenzo? Dime que no es lo que estoy pensando... – le devolvió la mirada, serio, nervioso, en realidad.

– Es lo que estás pensando… – sonrió de medio lado, apartándose un poco más. Necesitaba irse ya… No tenía ganas de que lo golpeasen de nuevo… No él.

– Kenzo... – la mano del rubio se alzó en el aire, lista para darle una bofetada. Sin embargo se detuvo en medio ademán, bajándola y en vez de eso, sujetándolo por la camisa, remeciéndolo. – ¡¿Cómo puedes ser tan idiota?! ¿Qué te sucede?! ¡Te dije que lo dejaras ir!

– ¡Déjame!– lo soltó de él, los botones de la camisa saltando. Se golpeó con la espalda contra la pared y lo empujó – ¡Tú no tienes ni idea!

–– ¡¿De qué?! ¡¿De que te estás portando como un idiota?! ¡¿De que me has estado mintiendo?! ¡No, no tenía idea! – exclamó, tanto enfadado como dolido. – ¿Qué ganaste con esto, eh? ¿Lastimar a Hayabusa-san? ¿A su hijo? ¿A mí? A ti no te duele, ¿verdad? – le preguntó claramente siendo sarcástico.

– No, no me duele. ¿Por qué debería? Yo no he perdido nada… Es lo que pasa… cuando no tienes nada… Que puedes hacer lo que quieras… sin riesgos…– lo miró a los ojos, tratando de verse impasible, de echarlo lejos de él a pesar de que no lo deseaba realmente. No sabía que demonios estaba haciendo. –Hayabusa… Por mí puede morirse.

– Como que voy a creerte... Debería irme y dejarte aquí, para que aprendas... si se puede perder o no. – se acercó de todas maneras, cada vez más. No iba a dejarlo así como así, aunque le estuviera hirviendo la sangre. – Tú no quieres esto... Te estás portando como un niño... Y olvidas que te conozco.

Kenzo se quedó en silencio, bajando la cabeza, sintiendo el cabello delante del rostro. –Pégame…

Hideyoshi se quedó observándolo en silencio. Debería pero no quería hacerlo. Mucho menos si se lo pedía así. – No.

– ¡¡Pégame!! ¡Eres mi amigo ¿no?!– lo miró a los ojos, apretando las mandíbulas.

– ¿Eso creíste que éramos? ¿Cuántas veces tengo que decirte que te amo? – apoyó una mano en la pared, bajando la cabeza. – ¿Por qué quieres que te pegue? ¿Te hará sentir mejor? Si eso quieres, lo haré, pero... no más juegos. No vas a usar esto como una excusa para huir.

Kenzo lo miró a los ojos serio, respirando con fuerza. – Quiero llorar…

– Entonces hazlo... tonto... – suspiró, pensando que al fin se sinceraba y sujetándolo por la nuca con suavidad, para abrazarlo contra sí. – No voy a dejar que te destruyas...

El pelirrojo se dejó abrazar, tenso, sin poder pronunciar palabra. Hideyoshi no lo comprendía, nadie lo hacía… Nadie podría comprender su frustración… –Cómo me gustaría poder desmoronarme… pero no sé hacerlo…

– Desmoronarte es fácil... Lo difícil es volverte a poner de pie... – susurró el chico, acariciando su cabello con una mano. Le dolía verlo así, le dolía que le hubiera mentido también, pero no era el momento para eso. – Vamos a casa... Allí podrás desmoronarte todo lo que quieras sin temor...

– No voy a hacerlo… No sé cómo… – caminó con la cabeza baja, consciente de que el rubio seguramente sólo sentía piedad por él. Seguramente lo odiaba también a pesar de todo lo que había dicho sobre permanecer a su lado.

– Todo el mundo sabe cómo hacer eso... Es algo inherente en los seres humanos. – le sonrió un poco, pensando que ya se veía bastante desmoronado en realidad. Tatsuya-san seguramente lo querría matar, pero ya se disculparía. No podía dejar a Kenzo solo en esos momentos.

– Me voy a ir, Hideyoshi… Me voy de aquí… – se guardó las manos en los pantalones. Cogiendo un cigarro y encendiéndolo entre los labios.

– ¿A dónde? No puedes seguir huyendo, Kenzo... – Hideyoshi caminó a su lado observándolo, sin tocarlo. Sabía que intentaba verse compuesto.

– A otra ciudad. No voy a seguir aquí... Tengo orgullo. – miró al cielo, observando las estrellas. –Ni siquiera me gusta este empleo.

– Orgullo... – suspiró, pensando que le hubiera gustado que se disculpase. Si Hayabusa hubiera sabido antes que era su hijo... Suspiró, pasándose la mano por el cabello. – Y ¿de qué vas a trabajar? ¿Crees que puedas conseguirme un trabajo a mí también?

Kenzo se rió, mirándolo de soslayo. – ¿Es que quieres venir conmigo?... ¿Después de lo que te hice?...

– Kenzo... a menos que puedas mirarme a los ojos y decirme sin un atisbo de duda que no me quieres... No te vas a deshacer de mí. – se encogió de hombros, sonriéndole. – Y en cuanto a lo que me hiciste... Ya te llegará la cuenta, no te preocupes por eso ahora.

El pelirrojo lo miró a los ojos. – Te amo… ya lo sabes… desde… Según te vi, me comencé a enamorar de ti. – apartó la mirada, caminando de nuevo, sintiéndose cansado. – Quiero que vengas conmigo…

– Lo sabía... No te pudiste resistir, ¿eh? – se rió, contento de que lo reconociera. – Pero si vuelves a engañarme o a hacer algo estúpido... Mejor no te duermas.

– ¿Me cortarás el pinganillo?... Con lo mucho que te gusta… – abrió el portal, sin creerse que eso hubiera sucedido, observando su labio partido y la ceja reventada como prueba de que no había sido una pesadilla. – Podría ser boxeador… mi viejo…– se sujetó la mandíbula. Moviéndola y escuchándola crujir.

– Te lo merecías... – suspiró, sin guardarse su opinión sincera, como siempre. – Espero que ese chico esté bien... Y no soy tan gore, más bien pensaba afeitarte todo el pelo del cuerpo.

– Si eso te pone…– se burló, más que nada por llevar la razón. – El chaval… estará bien… lo vi con otro… Mejor para él… Por eso pensé que debía llegar más lejos… Es igual…

– No quiero saber los detalles. Es lo mejor para ti... – el rubio frunció el ceño, dirigiéndose a la cocina para buscar una bolsa de hielo.

Kenzo sonrió de medio lado, sentándose en la mesa de la cocina. – Si yo te hubiera visto con otro… lo habría matado…

– No me tientes... – le sonrió ligeramente, acercándose y colocando la bolsa de hielo sobre su ceja, observando su reacción. – La próxima vez, hazme caso.

El pelirrojo frunció un poco el ceño. – Sé más delicado ¿quieres?... La tortura no te llevará a nada. – lo miró. Un poco oculto por la bolsa. – ¿No te vas a ir?

– Claro que sí, nos vamos a ir juntos, ¿no? Y vas a tener que soportarme de este humor por un tiempo... – bromeó, aunque parte de aquello iba en serio.

– Comprensible. – sentenció el pelirrojo que ni siquiera comprendía por qué estaba aún allí. Observó la lámpara durante largo rato sin decir nada, entrecerrando los ojos y tumbándose en la mesa, girándose y tapándose con un brazo. Agitándose un poco y mordiéndose el labio. Asustado y sorprendido de estar llorando de verdad… sin teatro alguno… después de tantísimo tiempo…

Hide apretó la bolsa de hielo en su mano, dejándola a un lado para abrazarlo con fuerza. Era casi demoledor verlo así pero estaba seguro de que era lo mejor. Le ayudaría desahogarse. – “Yo nunca te voy a dejar de amar, Kenzo. Recuerda que te dije que regresaría contigo aunque me enfadase...”

Kenzo sólo lo abrazó contra él, apretándolo con fuerza, mordiéndole la camiseta. – No… porque no vas a irte… yo no te dejo… y no puedes conmigo… – le golpeó la espalda con la palma de la mano, sujetando después su camiseta también, arañándole un poco con los dedos en la piel, hundiendo la cara en su pecho.

– Te sorprenderías... Pero no, me quedo porque así lo deseo. – lo apretó de vuelta, acariciando su cabello. – Vamos a Tokio, soy de allá, ¿sabes? Es hora de que regrese...

El pelirrojo asintió con la cabeza. Apretando aún más los dientes en la tela, tranquilizándose poco a poco hasta dejarse caer de nuevo en la mesa, observándolo y limpiándose la cara. Alzó mano y le apretó las mejillas para ponerle cara de pececito.

Hideyoshi se rió de aquella manera, sintiendo que le perdonaría cualquier cosa, aunque no sin un regaño. Se acercó para besarlo así mismo, con cuidado de no hacerle daño a la cortada en su labio.

Kenzo le soltó las mejillas. Besándolo con suavidad, sin dejar de observarlo. Se sentó en la mesa y lo abrazó. – ¿Eres de Tokio?...

– ¿No te lo había dicho? – contestó, con aire distraído. – Sí, soy de Tokio. Así que estarías en mi terreno.

– No me das miedo… ni con un hacha…– le sujetó la mano, caminando hacia la cama y tirándose, mientras lo arrastraba sobre él, rodeándolo con un brazo para quitarle la camiseta. Se giró de lado, apoyando el rostro entre sus pectorales, oliéndolo. – Qué mal hueles…

– ¿Ah, sí? Iré a darme una ducha entonces... solo... – lo amenazó, riendo un poco. – Y yo con un hacha... me doy miedo a mí mismo.

– No – lo apretó con los brazos, rodeándolo con una pierna. – No tienes permiso…

– No necesito tu permiso para usar un hacha... –bromeó de nuevo, colocando sus labios contra el cuello del pelirrojo.

 


Continua leyendo!

 
 

Tambien puedes dejar tus comentarios y opiniones en la sección de este fic en el foro, solo tienes que presionar en Hansa.

yaoi shop, yaoi t-shirts, uke t-shirts, wings on  the back