.Novela homoerótica para mayores de edad.
 

Capítulo 80
Turning Back Time

El pelirrojo se columpió con algo de fuerza aunque sin ninguna alegría. Aquel lugar de nuevo. Sentía que había sido el verdadero inicio de todo, de su
desgracia. Ya no tenía miedo ni le importaba si volvía a ocurrir. De todos modos, no estaba para rechazar a alguien esa noche. Lo mejor que podía ocurrirle era encontrarse con un asesino. De esa manera, no tendría culpa en rendirse.

El moreno lo empujó suavemente por detrás. Haciéndolo balancearse más alto, el humo de su cigarro puro saliendo de entre sus labios. –Dicen que los criminales siempre regresan a la escena del crimen…

Los ojos del chico se abrieron completamente y colocó sus pies en el suelo, deteniendo el columpio. Podía reconocer esa voz, la reconocería sin importar cuantos años pasaran. Pero no era posible. – Mu... ¿Murakami-san? – preguntó, sin atreverse a mirar, agitado. Sentía que le faltaba la respiración.

Murakami se sacó el cigarro de los labios, sujetando su mano sobre la cadena del columpio y manteniéndolo allí. – Que tuviera que solucionar unos asuntos no significa que haya tirado la toalla, yo siempre tengo lo que quiero… Toru… Este no me parece el sitio adecuado para ti.

– Regresé a buscarte... pero te habías ido. Creí... que ya no ibas a volver... – murmuró, sintiendo las lágrimas agolparse en sus ojos. ¿No estaría alucinando? Tal vez se estaba volviendo loco. Era estúpido pero no se le ocurría otra razón. Él no valía la pena.

– ¿Regresaste a buscarme? ¿Por qué? ¿Y Hayabusa-san?– preguntó el moreno, girándose hasta estar frente a él, observando las lágrimas en sus ojos y alzándole la quijada para que lo mirase, una lágrima desbordándose por su mejilla y mojándole los dedos. Alzó la mano y se llevó el dedo a los labios.

– Porque... Porque esa noche me di cuenta... – apartó la mirada al sentir que se le quebraba la voz, asustado de lo que estaba a punto de decir. No quería sufrir más. – Hayabusa-san y yo... ya no estamos juntos. Rompimos esa noche.

Murakami lo miró a los ojos fijamente, tirando el cigarro y empujando un poco la arena para apagarlo. –¿Por mí?

El chico asintió temeroso, sus manos le temblaban. – Te amo... Murakami-san.

–Koza. – observó aquellas manos suaves, inclinándose un poco y cubriéndolas con la suya. – Vámonos… he venido a buscarte…

– Koza... – lo miró a los ojos, sin poder aguantarse más y echándose a llorar, abrazándose a su cuello. – Creí que te había perdido, para siempre. Lo siento...

El moreno lo rodeó por la cintura, oliendo su cabello y su cuello, apretándolo con fuerza como si desease partirlo en dos. No iba a admitirlo… que él también había sufrido… que había tenido miedo… como nunca en su vida. Que se había dado cuenta de que alguien más a pesar de sí mismo le era indispensable. Ni siquiera había vuelto a pensar en el sexo desde su separación. Le sujetó una mano, besándosela y tocándose la cara con ella. Adueñándose de sus labios después. – No, tenía que volver a verte.

– Tengo miedo... ¿No estoy soñando, verdad? – se rió, entre las lágrimas, aferrándose a él un poco. – Porque si me despierto creo que me voy a morir...

– No estás soñando… Estoy aquí… Dijiste que ibas a trabajar de camarero ¿no? Y que ibas a ocuparte de mí… Pues a ver si esta vez eres capaz de mantener tus promesas… eres un irresponsable. – lo miró a los ojos, sonriendo aunque amablemente esta vez. –Y yo prometo hacerte feliz.

– Tú no tienes que hacer nada... Ya me haces feliz sólo con haber regresado. No sabes... cuantas veces soñé con esto. – Se miró, reflejado en esos ojos verdes y gentiles, sonriendo aún. – No sé ni cómo comportarme...

–Así está bien… – sonrió levemente, pasándole la mano por el cabello y por el rostro. Lo levantó en brazos para llevarlo con él hacia el coche. –Volvamos atrás en el tiempo… se puede hacer eso… Nosotros podemos esta noche…

– Sí, eso me gustaría mucho... – se rió, intentando secarse las lágrimas y entrando al coche, esperándolo. – Ni siquiera me he comprado otro móvil desde que te dejé el mío.

El moreno se quitó el abrigo ya que le molestaba para conducir y se lo echó encima, sentándose tras el volante. – Está en mi abrigo… Tuve que apagarlo en el avión… y lógicamente luego no pude encenderlo… No sabía la clave… – se pasó la mano por la mandíbula, riéndose mientras conducía. –No pude creerme que yo pudiera cometer semejante error.

– Murakami-san... Koza... eres un descuidado... Yo pensé que no deseabas llamarme... – sacó el móvil del bolsillo de su abrigo, encendiéndolo, dejándole un mensaje a Koya. Necesitaba decírselo.

– Tsk…– el moreno chasqueó los labios, apoyando el brazo por fuera de la ventanilla. – ¿Acaso no podrías haberme llamado tú?

– Tu teléfono estaba en el móvil... – sonrió, avergonzado. – Además... tenía miedo de que estuvieras con alguien más. O que me odiases...

–No seas ridículo… – le tocó la pierna con aquella mano morena y fuerte. –No tenía por qué odiarte, no soy un niño de parvulario. – lo miró de soslayo deteniendo el coche de pronto e inclinándose hacia él, besándolo profundamente, bajando la vista a su mano y quitándole el anillo de platino. –No lo quiero ver en tu mano…

– Lo siento... era lo único que me daba consuelo... de que alguien me había querido... – las lágrimas afloraron a sus ojos de nuevo y le acarició el rostro con suavidad. – No me lo pondré más... pero no me pidas que lo tire. Te amo a ti, pero no puedo olvidar lo que Hayabusa-san hizo por mí. ¿Está bien? – le preguntó, temeroso de que se fuera a enfadar con él.

– No tienes ni siquiera que tenerlo guardado… pero no lo quiero ahí… – le sujetó las manos con las suyas. –Tus manos… por eso te paré aquella primera vez… – se las besó y lo miró a los ojos después. Deslizando la lengua por el sendero de una de sus lágrimas en la mejilla. – ¿Me has sido infiel Toru?...

– Sólo si consideras a mis clientes como una infidelidad... – sonrió, sin hablar de Koya, ya que ni lo consideraba como algo causante de celos. – Pero mi corazón permaneció tuyo todo este tiempo...

–Entonces es que me has sido fiel… – le besó el pecho con fuerza, subiendo de nuevo y besándole el cuello –Yo te he sido fiel, Toru…– le rozó la quijada con los dientes, mordiéndole el cuello con suavidad después. –¿Cuántos días llevamos sin vernos? Tendrás que compensarme todas y cada una de las veces que no me atendiste.

– Han sido siglos... en lo que a mí respecta. – sonrió, entrecerrando los ojos, y acariciando sus hombros. No podía creer aquello, tenerlo así de cerca, con él. No era posible tanta felicidad. No para él, le reventaría el corazón. – Soy sólo tuyo, para siempre. Es todo lo que deseo ser...

– ¿Estás seguro de que podrás con ello?– sonrió, desde luego que podía, claro. Lo abrazó contra él. Pegándolo a su pecho contra la camisa negra. –Pero tendré que irme de nuevo… sólo he venido para quedarme dos días.

– ¿Puedo ir contigo? No quiero... quedarme solo de nuevo. – le pidió, casi rogando. Tenía miedo de no volver a verlo.

– ¿No acabas de decir que eres mío? Ya puedes hacer las maletas… y decirle a tu amigo que se prepare si es que pretendes llevarlo contigo aún… – lo miró a los ojos, acariciándole la mejilla. –No pude dejar de pensar en ti, no creas que vas a poder hacer que me distraiga de nuevo del trabajo de ese modo.

Toru rió de nuevo, aún sin poder detener las lágrimas de felicidad ni esa risita nerviosa que no se le quitaba. – No quiero hacerlo... Y no tengo mucho que empacar. Pero no sé si Koya quiera venir ahora... Está enamorado también.

– De todos modos si necesita un trabajo, tengo amistades aquí. .No quiero que estés preocupado por otro hombre mientras estás conmigo… ¿hm?...– le abrió la cadena que llevaba al cuello y colocó el anillo de Hayabusa allí, cerrándosela de nuevo y besándolo después profundamente, sujetándole la nuca con firmeza. No le importaba, incluso si aún amaba de un modo platónico a ese hombre, o si no se le iba a olvidar jamás, la lucha ya se había librado y lo había escogido a él, por sí mismo, sin su intervención en absoluto. Observó sus ojos azules fijamente. – Puedes estar satisfecho de haber logrado algo grande, yo jamás me había enamorado antes...

Toru se rió, entre nervioso y alegre. No podía dejar de reírse como un niño. No recordaba haber reído así en toda su vida. – Estás tomándome el pelo... ¿no es así? Seguro has tenido muchas novias...

–Soy homosexual… pero no, sólo he tenido sexo por dinero, hasta esta noche… Será mi primero gratis…– se rió, encendiendo un cigarro y preguntándose por qué seguían hablando incómodamente en el coche.

– Yo... nunca tenía muchos deseos de cobrarte... – confesó, enrojeciendo un poco, lo que ya era bastante raro en él, sujetando su mano de pronto.

– Ahora ya sabes por qué quería besarte como fuera…– le sujetó la mano, acariciándosela antes de abrir la puerta del coche, saliendo y llamándolo con la mano.

Toru se bajó, maravillado. Sólo con estar siguiéndolo, sabiendo que no lo dejaría, que había regresado por él, ya era más que suficiente. – Y supongo que ahora también sé por qué fuiste el primer cliente al que he besado...

Murakami sonrió levemente, llevándose el cigarro a los labios mientras lo llevaba con él al hotel, entrando en el ascensor y abrazándolo con fuerza. Miró su reflejo en el espejo, incrédulo, riéndose de sí mismo y cerrando los ojos.

Toru se abrazó a él de vuelta, sonriendo. Sentía como si estuviera en otra vida. Reconfortado entre aquellos brazos fuertes. – Te amo... Koza...

 


Continua leyendo!

 
 

Tambien puedes dejar tus comentarios y opiniones en la sección de este fic en el foro, solo tienes que presionar en Hansa.

yaoi shop, yaoi t-shirts, uke t-shirts, wings on  the back