.Novela homoerótica para mayores de edad.
 

Epílogo 1
Moving On

– ¿Aún estás durmiendo? – Tatsuya se estiró, dejándose caer sobre Kai, sonriendo. Él ya se había bañado, comido algo e incluso había visto un poco de televisión. Lo cierto es que ahora tenía más tiempo de relajarse luego de haber hecho ese negocio con Murakami.

– No es fácil dormir cuando se te tira un tío encima… – el rubio se rió, rodeándolo con los brazos y girándose sobre él en la cama, sujetándole una pierna y besándolo. Dejándose caer luego sobre él como si no le llegasen todas las horas del mundo para dormir.

– ¡Me aplastas! – protestó el moreno riendo aunque sin quitárselo de encima. Realmente tenía todo lo que deseaba de la vida. Las cosas habían salido muy bien a pesar de los percances. – Tengo ganas de salir a pasear...

–Vale… vamos… ya me duché ayer por la noche… – el rubio se arrastró por encima de él, besándole el pecho y el abdomen. Le mordió el paquete por encima de los jeans, riéndose mientras se sentaba en la cama, dejándolo en paz por fin y revolviéndose el cabello aún más con una mano mientras se miraba al espejo. –Ah… me muero de sueño… ¿aún quieres ir a esa exposición?

– Por supuesto. Además, ya dormiste bastante. – le contestó, rojo porque le mordiera así y pasándole la mano por el cabello, peinándolo. – Luego tomamos una siesta juntos si quieres, pero no ahora...

– Vale…– el rubio se dejó peinar, echándose hacia atrás contra él y sonriendo al mirar arriba. Se despeinó contra su abdomen y sujetó sus manos. –Te quiero… y mi picha también te quiere, mírala… Salió a saludarte… – se rió inclinándose adelante y levantándose por fin para vestirse.

– Pues ya saludó, ahora que se comporte. – le riñó Tatsuya enrojeciendo un poco, pensando que era un necio y no iba a cambiar nunca. Pero no quería que lo hiciera.

– Hará lo que pueda. – se rió el rubio mientras se abrochaba los pantalones por encima de la camisa magenta de seda, suspirando de pronto y sacándosela al recordar que hoy no trabajaba. Se puso una camiseta, quitándose los pantalones de nuevo para ponerse unos jeans. –Ah… quiero unas vacaciones… eEtoy hasta el moño de servir champán… y vino… y no sé qué más…

– Tal vez deberíamos, ¿no? Podemos dejar a alguien a cargo... – suspiró, pensando que le habían cambiado todos los hosts en un breve periodo de tiempo. Pero tampoco es que estos fueran malos.

– Sí. Hagamos eso. – el rubio saltó un poco sobre él, pensando que lo estaba consintiendo sólo con pedirlo y riéndose. –Pero ahora voy a desayunar… que tengo hambre… Luego vamos a ver la exposición esa… – se rió de nuevo mientras lo arrastraba de la mano a la cocina. –No sabía que te gustaban los animalitos... Tatsu cute…

– No soy cute, es arte... Arte. – protestó, meneando la cabeza. – Y no comas porquerías que luego te hacen daño...

– Pero si tú no me dejas comprarlas ¿de donde quieres que las saque? No tengo una nevera en otra dimensión. – se rió, bebiéndose el zumo de la botella directamente y luego un poco de leche. –A mí con esto…– cogió una tostada y se la metió en la boca. – ya me llega… Vamos… ¿A dónde vamos a ir de vacaciones?

– No lo sé, ¿a dónde quieres ir? Podríamos ir a esquiar, nunca he ido... – le sonrió ilusionado, observándolo. Estaba seguro de que eso no era un buen desayuno pero no era motivo de discusión tampoco. Ya comería otra cosa.

– Yo tampoco… pero seguro que me gusta… y luego nos quedamos dormiditos en la camita… al calorcito… – sonrió, abrazándolo y arrastrándolo con él afuera del piso, sobándole las nalgas. – ¿Ya te dije que me gustas más con esta ropa? Kenzo me dijo un día que te vio en un supermercado y le ponías.

–Ese Kenzo... – frunció el ceño, enrojeciendo de nuevo. Tras que había hecho aquel desastre en su local... – Mejor no me hables de él. Y no tenías por qué estar discutiendo mi vida privada con nadie.

–Yo no lo hacía, él vino y me dijo “¿Sabes que lo vi en el supermercado blablabla…?” y yo quería matarlo. – se rió porque se había celado mucho en esa ocasión. Sujetó la mano de Tatsuya al llegar a la calle. –A mí me caía bien… Lo echo de menos… – murmuró.

– ¿Lo echas de menos? ¿A Kenzo? – suspiró meneando la cabeza. – Sabes lo que hizo, ¿no? No creí que fuera mal chico antes de eso, no lo sé... Fue una semana caótica esa...

– Pero Tatsu… Hayabusa-san era su padre y lo abandonó… No sabemos lo que habrá pasado cuando era un niño. Sé que su madre se murió de enfermedad y que él se estuvo prostituyendo en los baños de los parques… Yo… puedo comprender su resentimiento… Puede que lo que hiciese fuera estúpido… pero a mí me da mucha pena, además… Era una buena persona.... recogió a Hideyoshi de la calle, le compró ropa y le ayudó a conseguir un trabajo… Bueno… yo no quiero juzgar a nadie… También comprendo a Hayabusa-san, es sólo que Kenzo era mi amigo… Quisiera saber donde está, porque no atiende al móvil…

Tatsuya se quedó mirándolo, sonriendo levemente y sacudiéndole el cabello después. – Eres un buen chico, ¿no? – se rió, meneando la cabeza de nuevo. – Lo sé, tienes razón. No sé nada de lo que ocurrió fuera de eso... Y Kenzo jamás se portó mal antes. Tal vez te escriba, quien sabe. Puedes intentar llamar a Hideyoshi...

– Oh… cierto, no se me había ocurrido…– el rubio se rió, revolviéndose el cabello. – Lo llamaré… aunque no ahora, ahora es sólo para estar con mi amorcito. – se rió por haber usado esa palabra, abrazándolo por detrás y dándole un beso en el cuello, sobándole los pectorales. – ¿Crees que sigan juntos?

– Por supuesto, no ha pasado mucho tiempo. Y si a Hideyoshi le importaba Kenzo como para irse con él luego de todo lo que sucedió, no creo que se hayan separado así de fácil... – contestó, un tanto rojo porque lo llamara su “amorcito” pero prefiriendo pasar de eso. – Hubiera deseado que me dijera que no iba a trabajar más, claro...

–Se fue como llegó… con Kenzo. – el rubio sonrió, sin soltarlo porque estaba incómodamente feliz caminando de ese modo. – Y nosotros… ¿por dónde se va al sitio ese?

 


Continua leyendo!

 
 

Tambien puedes dejar tus comentarios y opiniones en la sección de este fic en el foro, solo tienes que presionar en Hansa.

yaoi shop, yaoi t-shirts, uke t-shirts, wings on  the back