.Novela homoerótica para mayores de edad.
 

 

Epílogo 2
Learning to Be Kids Again

Koya le lanzó un papelito a Takara mientras el profesor explicaba y este rebotó en su hombro cayendo en la mesa. Sonrió levemente y volvió a mirar a su libro como si nada, el cabello completamente negro cayendo sobre sus ojos.

Takara lo miró de soslayo, pensando en tirárselo de vuelta, pero luego fijándose que el papel tenía algo escrito. Lo abrió, observando la invitación para ir al cine a ver la nueva película de terror. En realidad, había estado pensando en preguntárselo él pero no en medio de la clase, claro. Giró un poco el rostro asintiendo y dibujando luego un caballito de mar y la palabra “baka” a su lado, lanzándole el papel de vuelta.

El chico sonrió, atrapando el papelito con las manos y guardándoselo en el estuche. Su compañero de mesa pegándole con su libreta en la cabeza cuando sonó la campana. – No me pegues… estaba prestando atención…

– Ajá… – protesto el pelirrojo que fruncía el ceño renegando y pegándole de nuevo antes de salir corriendo entre las mesas.

Koya se levantó, estirándose y caminando hacia el que era ahora su novio. No habían hecho mucho… Suponía que Takara estaba un poco traumatizado y de todos modos, él no tenía ninguna prisa, aunque últimamente cuanto más se lo negaba más se le metía entre ceja y ceja. – Taa… kara… – lo llamó. Cogiéndolo por los hombros. – Vámonos… estoy cocido de blablabla sobre plancton…

– Te haré sushi de plancton... – se rió, recostándose un poco y dejándose llevar como con pereza. – Es genial tener un novio al que le gusten las películas de terror. – comentó, en realidad pensando que era genial tener a Koya de novio. No le había costado mucho enamorarse completamente de él, si bien la atracción había existido desde el principio.

– Asco…– se rió Koya al pensar en el sushi de plancton, apretándolo contra él y pensando que hacía años que no sonreía tanto. Lo apretó un poco más aún, abrazándolo y notando que lo ponía rojo por hacer eso en mitad del pasillo. Lo soltó para sujetarlo de la mano, llevándolo hacia fuera. – Es genial ser tu novio… por todo…– le acarició la mano con los dedos y se mordió un poco el pendiente que llevaba en el labio. – ¿Me puedo quedar a dormir en tu casa cuando salgamos de la peli? Seguro que acaba tarde… está oscuro y tengo miedo después…

– Yo sé que no... Y además en mi cuarto hay afiches que te darían más miedo luego... Pero vale. – accedió, como si no le importara mucho aunque lo hacía por molestar. Se divertía mucho con Koya.

– Baka… –Luego te abrazas a mí por la noche como si no hubiera sitio en la cama…– le recriminó aunque sonreía ampliamente. – Y no me recuerdes cuando tu padre vino tan borracho con Tsubasa y me besó la frente antes de irse a dormir…

– Pues es que te quiere mucho... – se rió el chico, a sabiendas de que sólo se había confundido, pero era agradable ver a su padre tan feliz. Él mismo no pensaba tanto en Kenzo ya, aunque no podía evitar recordarlo de vez en cuando. No era algo que se olvidase de un día para otro, a pesar de que ahora reconocía que había sido un enamoramiento de chiquillo.

– Aj que no me quiera tanto… – se quejó el moreno que había estado riéndose por siglos con Toru mientras hablaban por teléfono. – ¡Ah!... ¿Ya le has dicho a tu papi que el fin de semana vamos a ver a Toru?...

– Sí, le envía saludos... claro... Pero no me dijo mucho porque en ese momento llegó Tsubasa. Ya sabes cómo se pone... – se rió, ya que al chico no se le quitaban los celos por más años que pasaran.

– Sí… – Koya se rió pensando que eso era eterno, Hayabusa siempre le preguntaba por Toru a escondidas pero eso a él le parecía un detalle. –Bueno a mí tampoco se me van a quitar los celos de Kenzo nunca en la vida…

– Muy mal, estoy enamorado de ti ahora. Y mucho más de lo que lo quise a él. – le sonrió, mirándolo a los ojos. – Ya sé que no lo parecía pero no sabía valorarme mucho en ese entonces...

– Ya sé… a mí sí me lo parecía… – se rió, apartándose un poco por si le pegaba una colleja. – “Hazlo conmigo… va… Takara…”– se aproximó de nuevo, volviendo a pedírselo y abrazándolo. – Me voy a morir si no lo hacemos…

– No te vas a morir, nadie se ha muerto por eso... – protestó, frunciendo el ceño, rojo. Lo cierto es que también lo deseaba, llevaba algún tiempo pensándolo, pero así mismo, lo asustaba. Y no sabía cómo acceder.

– Yo sí… me moriré de celos… – lo abrazó contra él mucho más, mirando a la gente que pasaba y bajando la vista después al suelo. –Te quiero… te prometo que no te haré daño… No sé qué decirte que no te haya dicho… – se rió con suavidad, sin separarse.

– No tienes que decirme nada. Ya... Mira, no quiero hacerte esperar demasiado. Lo haremos, pronto, ¿vale? – continuó, abrazado a él, cerrando los ojos, sin importarle el ir y venir de la gente.

– Vale… – el moreno suspiró pensando que siempre le daba una u otra salida para decirle que no. Le cogió la mano, caminando a su lado y tratando de verse entero. Lo cierto es que no podía dejar de pensar en cuando Takara le había hablado mejor de lo sucedido con Kenzo… de cómo se ofreció a él… y ahora… Bueno, era culpa de Kenzo no de Takara, pero no dejaba de compararse. Sintió que se le ponían las mejillas rojas y se mordió el labio.

– Te estoy viendo... – murmuró el chico con una ceja levantada y mirándolo de soslayo. No sabía fingir muy bien, al menos no frente a él. – ¿En qué estás pensando?

Koya se encogió de hombros, mirándolo de soslayo también y tratando de sonreír levemente. –Nada… es igual, no quiero presionarte…

– No lo haces. Yo... quiero hacerlo. – bajó la mirada, enrojeciendo. – Pienso que es estúpido a mi edad, pero tengo miedo...

– No, que es igual… ya lo haremos cuando quieras… – lo sujetó por los hombros y le besó la mejilla. – Lo siento… no debí presionarte… Es sólo que me celo un poco…

– No tienes por qué. No puedes celarte de un chiquillo desesperado. No es lo mismo... – le insistió. No quería que se sintiera mal por nada del mundo, ni que lo malinterpretara. – Te amo, Koya. Quiero que sea algo especial...

– Vale… tienes razón… deja… – se rió, pensando que comenzaba a darle demasiada vergüenza que siguiera insistiéndole en eso. – Cuando pase pasará… ¿no?– preguntó retóricamente.

– Claro que cuando pase, pasará... – suspiró el chico, sonriendo un poco. Tal vez sí se estaba resistiendo demasiado. No era algo tan épico, sólo hacer el amor con su novio, la persona que lo quería y a quien él amaba también. – ¿Quieres... esta noche?

– No… que me lo dices porque te he insistido…– se negó, sonriendo aún así y pellizcándole una nalga. – No me hace falta.

– ¡No hagas eso! – protestó, enrojeciendo y carraspeando luego porque sabía que no era muy de universitario el comportarse así. – No, lo digo porque además yo también quiero. Pero contigo no se puede hacer nada con espontaneidad...

– Pondré cara de sorpresa… – se rió, haciendo el bobo porque estaba contento, más por haber obtenido aquel sí, que por otra cosa, lo hicieran aquella noche o no. – Es tu culpa que me tienes pensando en eso todo el rato… Seguro que Tsubasa te metió ideas brujas en la cabeza…

– Tsubasa... Tsubasa está loco... – negó aunque sí que le había dado consejos, algunos de los cuales jamás pondría en práctica, claro, le daban demasiada vergüenza.

– A mí me gusta… – el moreno se rió, sujetando la mano de Takara y apretándosela un poco, mirándolo de soslayo, pensando que era muy guapo. Le parecía increíble que fuera su novio, cuando lo veía pasar le hacía retumbar el corazón como si fuese la primera vez que lo veía. – Soy tu fan, Takara… – se rió. – Te pediré que me firmes una nalga…

– No digas tonterías, ni que fuera un artista. Y no seas porno... – se rió avergonzado y completamente rojo, apretando su mano de vuelta. Aunque era una sensación increíble, el sentirse amado así. – Nos están mirando por tu culpa...

–Bueno, pues que nos miren que ni que fuéramos a gastarnos… – sonrió, besándolo profundamente y separándose con suavidad. – Ala… para que nos recuerden siempre.

– Baka... – protestó, enrojeciendo aún más pero sin poder dejar de sonreír. Koya lo hacía feliz, a cada momento. – Ya vamos a casa, que quiero comer algo antes de la película. ¿Tú no?

– Seguro nada que vayas a ponerme en un plato… – se rió, metiéndose con él y caminando hacia la casa.

– Pues tú te quedas con hambre... – le mostró al lengua, ofendido sólo en principio. – No, creo que Tsubasa trajo algo de la cafetería anoche. Podemos recalentar eso...

– Vale, hagamos eso… Y luego vamos a ver esa peli, hace días que la quiero ver pero con los exámenes… bastante tengo… que voy a cargar tres… por lo menos…

– Claro que no... estudiemos juntos. Y me refiero a estudiar... – lo miró, seguro de que terminaban distraídos de todas maneras. – Yo también quería verla, pero te me adelantaste...

–V ale… si siempre eres tú el que empieza… – se quejó, alzando una ceja. – Y después tu padre me mira a mí raro cuando escucha ruiditos… por tu culpa…– se rió.

–Mi padre escucha ruiditos hasta cuando estamos dormidos. Como si ellos fueran muy silenciosos... – frunció el ceño, metiéndose su mano libre en uno de los bolsillos de sus jeans.

– No… la verdad es que no… Tsubasa es todo un soprano… – el moreno se rió pensando que seguro lo hubiera matado de escucharle decir eso.

– Y mi padre es el tenor... – se rió Takara sin poder evitarlo.

 

 


Continua leyendo!

 
 

Tambien puedes dejar tus comentarios y opiniones en la sección de este fic en el foro, solo tienes que presionar en Hansa.

yaoi shop, yaoi t-shirts, uke t-shirts, wings on  the back